Mujeres de espíritu y poder en la Biblia

(Artículo por Ellen Rozett, http://interfaithmary.net)

Lo que sigue en un resumen y notas de unas clases impartidas por Ella Rozett en el Santa Rosa Junio College en 2004.

Resumen

Primera Clase:

El problema: El papel de las mujeres en la historia religiosa del Viejo y Nuevo Testamentos ha sido ampliamente ignorado, olvidado y casi eliminado.

Ejemplos: Paul cita a Barak y no a Deborah como Juez de Israel en tiempo de ella. ¿Dónde están los libros de los profetas femeninos? ¿Por qué son apócrifos los libros de Judith y la Sabiduría?

Quién recuerda a la mujer en Mat. 26:13 de la que Jesús dice: “En verdad os digo, dondequiera que sea predicado este evangelio en todo el mundo, se hablará también de lo que ha hecho esta mujer para memoria suya”.

¿Llaman todas las generaciones a la Virgen María “Bendita”, como ella esperaba?”

El objetivo: Recordar y honrar a las mujeres en la Biblia; asentar sus papeles religiosos de profetisas, apóstoles, madres de la humanidad y de Dios, salvadoras de hombres y de naciones. Hacer frente a milenios de supresión de las mujeres. Honrar a nuestras madres ancestrales, que siempre lucharon contra ello. Entender cómo funcionó la opresión a lo largo de muchos ciclos de mejoras y retrocesos, lo que significa que tenemos que guardar celosamente los avances que hemos hecho.

El género y valor numérico de un Dios a cuya imagen los humanos fueron creados como hombre y mujer. ¿Puede un Dios ser madre y padre? ¿Eran Adán y Eva iguales? (Génesis 1:26-4:1)

Segunda clase:

A. ¿Quién salvó a Moisés? Las parteras, su madre, su hermana Miriam, la hija del Faraón y la esposa del Faraón Zipporah. (Éxodo 1:15-22, 2:122, 4:24-26)
B. ¿Quién salvó al pueblo Judío? Ester y Judit (Libros de Judit y Ester)
C. ¿Qué hicieron las profetisas? Miriam guió a las mujeres, no sólo en la canción y la danza. (Ex. 15:20-21, Números 12+20:1+12, Micah 6:4). Débora juzgo, guió a la batalla, liberó a Israel de su op
resor y reinó en paz (Jueces 4+5) . Huldah aconsejó al rey y decidió lo que era escritura sagrada (2 Reyes 22:14). Ana vivió toda su vida de adulta en el templo y proclamó al Mesías, como también hizo Isabel. (Lucas 2:36-38)

Tercera clase:

A. María, “Esposa del Espíritu Santo”. ¿Qué sintió ella cuando “El Espíritu Santo la cubrió con su sombra”? “Madre de Dios”, que empujó a Jesús a comenzar su misión cuando el pensaba que no estaba preparado. “Reina del Cielo”, vestida de sol, de pie sobre la luna, llevando una corona de estrellas. Ella se convierte en la sucesora de las diosas destronadas.
B. María Magdalena: “La apóstol de los apóstoles”, la más amada discípula de Jesús.

Cuarta clase:

Apóstoles Femeninos: Juana (Lc. 8:3, 24:10), Marta y María de Betania (Lc. 10:38-42; Jn. 11:1-44, 12:1-8), la mujer Siro-Fenicia (Mc. 7:24-30), la mujer Samaritana (Jn 4:4-42), Junia (Romanos 16:7), etc.
D. Mujeres en los “Hechos de los Apóstoles”: las misioneras Lidia (He 16:13-15-15+40) y Prisca, (He 18:2,, 18, 26; Rom 16:3-16; Cor 16:19), la diácono F
ebe (Rom 16:1-2), las cabezas de las comunidades de la iglesia.

Notas de Clase

El problema:

Los papeles de las mujeres en la historia religiosa del Antiguo y Nuevo testamentos han sido ignorados durante mucho tiempo, olvidados y casi eliminados.

Ejemplos: Pablo cita a Barak y no a Débora como Juez de Israel en su tiempo.
Pedro dice que Sara obedeció a Abrahán (1 Ped 3:6) cuando en realidad fue al contrario (Gen 21:8-10) ¿Y dónde están los libros de las profetas mujeres?

El Libro de Judit, el Libro de la Sabiduría, y Eclesiástico nunca fueron aceptados en en “Canon Palestino” que fue establecido por los rabinos Palestinos después de la destrucción del Templo en el año 70 E.C. Todos ellos honran lo femenino y fueron incluidos en el canon por los rabinos Alejandrinos (Los Egipcios eran la sociedad más igualitaria en la antigüedad por lo que a las relaciones de género se refiere). Las Biblias Católicas siguen a los Alejandrinos, las Protestantes generalmente a los Palestinos.

¿Quién recuerda a la mujer en Mat 26:13 de la que Jesús dice “En verdad os digo, dondequiera que sea predicado este evangelio en todo el mundo, se hablará también de lo que ha hecho esta mujer para memoria suya”. ¿Llaman todas las generaciones “Bendita” a la Virgen María como ella esperaba en Lc 1:48?

El objetivo:
Para recordar y honrar a las mujeres en la Biblia, para afirmar sus papeles religiosos de profetisas, apóstoles, madres de la humanidad y de Dios, salvadoras de hombres y naciones, hacer frente a milenios de supresión de las mujeres y honrar a nuestras madres ancestrales, que siempre lucharon contra ello.

Es un mito que la lucha de las mujeres por la emancipación sea una cosa de los años 1960; en realidad es tan vieja como la opresión de las mujeres. Aunque no fueron siempre capaces de liberarse a sí mismas completamente, por lo menos mantuvieron a los hombres en los bordes de sus asientos, con el terror de la posibilidad de una toma del control por las mujeres. Véase el comienzo del Libro de Esther (1:15-22) También Eclesiástico 9:2 “No te dejes dominar de tu mujer, no se alce sobre ti”.

La opresión perduró durante muchos ciclos de mejoras y retrocesos. Siempre que la Cristiandad llegó a nuevos territorios los derechos de las mujeres aumentaron porque esto las hacía aliadas útiles de la nueva fe.

Las mujeres predicaban, escuchaban en confesión, ordenaban monjas. Algunas abadesas tenían su propias cortes, acuñaban su propia moneda, tenían sus propios caballeros, amonestaban a emperadores y papas. (E.g. Roswitha de Gandersheim c.930-c.990 E.C. y Hildegard de Bingen 1098-1179 E.C.), véase Bonnie Anderson and Judith Zinsser, “A History of Their Own: Women in Europe from Prehistory to the Present” -Una Historia por sí misma: Mujeres en Europa desde la Prehistoria hasta el Presente- Vol 1, Harper & Row, 1988, p.186-190.

Cada vez que la nueva religión era aceptada por las clases dirigentes de la sociedad, aquellos derechos eran retirados de nuevo. Las monjas eran encerradas en claustros, las mujeres místicas y cualquier mujer problemática eran quemadas en la pira contándose por cientos de miles. Esto quiere decir que hay que guardar celosamente los avances que hemos hecho.

El género de Dios:
El género y valor numérico del Dios único a cuya imagen los humanos fueron creados como hombre y mujer. ¿Puede un Dios ser madre y padre? Mientras que los teólogos Cristianos son normalmente firmes acerca de que Dios no tiene género, son a menudo igualmente firmes de que ÉL no debe ser llamado “ELLA”, o “Diosa”, o “Nuestra Madre que está en el cielo”. El hecho es que el Dios Abrahánico es retratado con diferencia mucho más a menudo como hombre que como mujer. Dios/Diosa también es retratado como UNO en un sentido que no da mucha cabida a la diversidad dentro de esa unidad. Sin embargo Dios ciertamente muestra diferentes humores, así como rasgos tanto masculinos como femeninos. Léase Génesis 1:26+27.

El Libro apócrifo de la Sabiduría representa a la Señora Sabiduría como la faz femenina de Dios, pero no está definida de forma clara teológicamente. Sus descripciones poéticas son inconsistentes, lo que muestra la ambivalencia del honrar la divinidad femenina en un sistema patriarcal. En los capítulos 6-10 ella es descrita como un don de Dios que conduce a la cercanía con él. La Sabiduría no es algo que nosotros creamos mediante el estudio, sino algo que nos es dado si somos justos, oramos y suplicamos por sabiduría y La amamos. El camino a ella es el mismo que el camino a Dios. De ella se dice que es “la madre de todas las cosas buenas” y la artífice de todas las cosas (7:21) (“artífice” para evitar “creadora”). Ella gobierna todas las cosas, sin embargo se dice que es guiada por Dios y que es la asistente en el trono de Dios (de este modo así sabe cuál es su sitio, supongo yo). Pero también dice en el capítulo 7:23-27, que en ella hay un espíritu “todo-poderoso, todo-vidente y que impregna todos los espíritus, ella penetra e impregna todas las cosas por causa de su pureza. Por que ella es el aura del poder de Dios y una emanación pura de la gloria del todo poderoso”, ella es el brillo de la luz eterna, y ella, que es uno, puede hacer todas las cosas, pasando a las almas santas de edad en edad, ella produce los amigos de Dios y los profetas”. Al igual que el Cristo/Logos de Juan, ella “estaba presente cuando tú hiciste el mundo” (9:9), ella lo salvó y muestra el camino al reino de Dios (10:10). En resumen, ella hace todo lo que hace el Espíritu Santo.

En el Eclesiástico ella es más como una hija de Dios, creada antes que todo lo demás, pero no Dios ella misma (1:4+8; 24:3-4). Sin embargo ella emana de Dios en todas sus obras. La única cosa que el evangelio de Juan añade para convertir a la Señora Sabiduría en el Cristo-Logos es afirmar lo que otros no se atrevían : “Y la Palabra era Dios”.
El problema con el monoteísmo:
Durante milenios los Hijos de Israel lucharon con la forma de encontrar una buena forma de ser monoteístas, una forma que honrara a una multiplicidad dentro de El Dios Único. En esta búsqueda a menudo cayeron en los extremos de adorar bien un Dios masculino en el que no había sitio para un aspecto femenino, o los muchos dioses de sus vecinos, que incluían lo femenino, pero también incluían al sol, luna, signos del zodiaco, etc. Algunos de estos dioses demandaban sacrificios humanos y prostitutas del templo. (2Reyes 23)

Quizás el teísmo Indio es preferible al monoteísmo del Oriente Medio, porque ve a Dios como uno en esencia pero múltiple en apariencia. El auténtico ser de Dios está fuera de las categorías humanas de uno y múltiple. Necesitamos un nuevo concepto de unidad que permita la multiplicidad. Unidad no es lo mismo que igualdad.

¿Fueron Adán y Eva creados iguales?

Sí, el habitante de la tierra (en Hebreo: ha adam) era masculino y femenino en uno, al igual que Dios. Estaba emparejado con la tierra, (Hebreo: ha adamah, la terminación femenina añadida a ha adam). En un principio toda la creación era “muy buena” (final del capítulo 1 del Génesis). Pero en el segundo relato es diferente. El terrícola es creado al principio en lugar de al final. Él no es bueno “estando solo”. Alguien puso los dos relatos juntos como uno, aunque son contradictorios. Entonces la historia puede interpretarse de este modo: primero todo, incluyendo al terrícola, era muy bueno,, y entonces algo cambió y ya no era bueno que Adán estuviese solo. ¿Qué ocurrió? Katherine Bushnell da un argumento interesante en “God’s Word to women”-La Palabra de Dios para Mujeres- (publicado por ella misma, disponible únicamente en internet. Ella sugiere que el terrícola tropezó y que Eva, que significa “vida” era su mitad femenina, y se separó para aguantar la caída del terrícola.

He aquí una cita del Zohar, el gran trabajo del siglo XIII del sistema místico Judío llamado Cábala. Es un comentario sobre Génesis 5:1-2 “’Hombre y mujer los creó’ De aquí aprendemos: cualquier imagen que no incluya masculino y femenino no es una imagen elevada y verdadera. Venid y ved: El Bendito no sitúa su morada en ningún lugar donde masculino y femenino no se encuentren juntos. Las bendiciones se encuentran sólo en un lugar donde se encuentren lo masculino y lo femenino, como está escrito: ‘Él los bendijo y les dio por nombre Adán el día que fueron creados’. No está escrito ‘Él los bendijo y le dio (a él) por nombre Adán’. Un ser humano sólo se llama Adán cuando masculino y femenino son como uno.” (Daniel Matt, “Zohar: The Book of Enlightment” -Zohar: El Libro de la Iluminación-, Paulist Press, 1983: p.55-56)

Esto es lo que los Judíos trataban de hacer con sus “polos sagrados” (2 Reyes 23:6) que representan el lado femenino de Dios próximo a los altares de Yo Soy, JHVH, la Fuente del Ser, Dios. Ellos no tenían nombre para la cara femenina hasta después (Shekhinah) por eso la llamaron Asherah o Astarté como sus hacían sus vecinos. En 2 Reyes 23:13 el Rey Salomón establece un altar para ella en un paso de montaña cerca de Jerusalén.

La literatura de la Sabiduría fue otro intento de honrar el principio femenino al lado del masculino, pero no fue aceptado como canónico por todos. Lea por favor Sabiduría 6:12-11:1 y Eclesiástico 24. Tampoco ese lado femenino de Dios es igual. Pero para muchos patriarcas no hay contradicción en algo que sea una diosa de importancia esencial, aunque subordinada a Dios. Para ellos todo el universo es jerárquico, incluyendo Dios/Diosa.

Pero Dios no siempre está de acuerdo con el sentido de la jerarquía del humano. La escritura habla a menudo de Dios dándoles la vuelta a los sistemas jerárquicos humanos. E.g. el Magníficat de María habla de Dios arrojando a los poderosos de sus tronos, elevando a los humildes, volviendo a los ricos hambrientos y saciando a los hambrientos. En Jesús todo trata de poner patas arriba las ideas humanas sobre el poder. La Judit del Libro de Judit también habla de esto.

Hoy en día damos por asegurado el valor de la igualdad, pero no lo hemos pensado a fondo filosóficamente. Los Budistas sí lo han hecho; ellos aceptan una “sabiduría de igualdad y de discriminación”. Es decir, desde el punto de vista Budista todos los fenómenos son iguales en su nivel más profundo, más divino. En cambio, en el nivel funcional de la vida diaria tenemos que ser capaces de percibir las diferencias relativamente reales entre bueno y malo, real e irreal, superior e inferior, etc.

Así, en Dios hay espacio para igualdad y jerarquía. Puede haber una división del trabajo, puede haber abejas reina, hormigas reina y lobos alfa. Pero en ninguna parte de la naturaleza o en Dios hay una supresión de los dotes divinos. Cuando no se permite a las mujeres profetizar o predicar o danzar o escribir, eso no tiene nada que ver con Dios. (E.g. Teresa de Ávila), ninguna especie de la naturaleza encierra a un género en un harén, o clausura o en un hogar.

Volviendo a Adán y Eva: Todos los animales se le presentan al Terrícola como una potencial “ayuda semejante a él”, pero ninguno de ellos es suficientemente bueno. (Buen recordatorio para nuestros días cuando muchos prefieren vivir con animales antes que enfrentarse a las relaciones humanas). A los patriarcas les gusta interpretar “ayuda semejante” como “sirviente” como en “Es tan difícil encontrar buena ayuda en estos días!”. Pero esa expresión se usa 21 veces en la Biblia Hebrea, 5 veces refiriéndose a ayuda humana vital, el resto de las veces a ayuda divina como en Salmos 121:2 “Mi ayuda viene del Señor”. En Génesis el terrícola no puede ser ayudado ni por un animal superior ni por Dios superior. Necesita un igual del que esté separado pero con el que también sea uno, “hueso de mis huesos y carne de mi carne”.

Así que Dios opera sobre el terrícola, tomando una parte de él y haciéndola una mujer. ¿Qué parte tomó Dios en Génesis 2:21-24? Los patriarcas traducen “costilla”. Quieren que sea una parte prescindible sin cerebro. Pero la palabra original significa en realidad “lado”. Así que debería traducirse: “Él (Dios) tomó uno de sus lados (de Adán) y cerró la carne en su lugar”. I.e., el lado femenino del terrícola andrógino fue separado. Desde entonces los humanos se llamarán “esposo y esposa” (ish and isha) y estarán unidos entre sí en lugar de con la tierra. Léase Katherine Bushnell “God’s Word to Women” -La Palabra de Dios para Mujeres-, lección 5:40.

Comentario sobre Génesis 2:24: Incontables fábulas se han inventado para responder preguntas sobre nuestro mundo que terminan con: “Y así es por lo que, hasta hoy:…”, así que todo el propósito de la segunda creación es responder a la pregunta “¿Por qué están los hombres tan apegados a sus esposas y por qué (como era la costumbre Hebrea) se mudan a la casa y la familia de sus esposas y no al contrario. Esto era una reminiscencia del matriarcado. Una vez que el patriarcado se hubo establecido, las mujeres se mudaban a las casas de sus maridos. La aparente debilidad del apego de los hombres a las mujeres, alimentado por el deseo, que les hacía dejar a sus amadas familias tenía que ser explicado de algún modo o contrapesado con una historia de la debilidad e inferioridad de las mujeres. La historia explica amablemente por qué los hombres y las mujeres se hacen uno, pero no explica por qué los hombres se mudaban a casa de las mujeres. Simplemente compensa esto con historias que afirma que ella tiene que ser subordinada en vez de su posición inicial de superioridad.

La Caída: Leer y comentar el capítulo 3. ¿Por qué se dirige la serpiente a la mujer? Pues, según Katherine Bushnell, Eva asistió al primer tropiezo de Adán y fue hecha para ayudarle/protegerle, su ayuda tiene que ser eliminada de manera que esta vez el terrícola no sólo tropiece sino que caiga. También la mujer es suficientemente inteligente para reconocer la verdad en las palabras de la serpiente y valorar la sabiduría más que la obediencia. Ambos, Dios y el diablo dan medias verdades.

Después de la caída: La vida sigue o continúa. Eva se convierte en la madre de todos los vivientes. (Génesis 3:20). Ella aún está a buenas con Dios y se alegra en su unión con la creación: “he adquirido de Yahvé un varón” (Génesis 4:1)

Muchos estudiosos dicen que le llevó a la humanidad muchos milenios darse cuenta de que los hombres tenían algo que ver con la procreación. Parecía que era algo que se conseguía entre la mujer y lo divino. Eva parece estar de acuerdo con esta opinión. Incluso la historia de María concibiendo a Jesús sin la ayuda de un hombre apela a este viejo sentimiento. Yo creo que aquí radica la clave para la guerra entre los sexos. Cómo los patriarcas usan esta historia: 1 Timoteo 2:12-15.

¿Quién Salvó a Moisés?
Las parteras, su madre, su hermana Miriam, la hija del Faraón y su esposa Séfora. Léase: Éxodo 1:15-22, 2:1-10. Él en contrapartida defiende a las mujeres: Ex 2:15-22, Séfora: Ex 4:24-26. Ella salva a Moisés de la cólera de Dios, presumiblemente en relación con el hecho de que su hijo no estuviese circuncidado. Séfora no era Judía y no era proclive a circuncidar a sus hijos, excepto cuando se vio forzada para salvar la vida de su esposo. Obsérvese que una decisión tan importante tenía que tomarla ella y no su marido. Ella salvó a Moisés circuncidando a su hijo en el último minuto y realizando un oscuro ritual, tocando con su frente los genitales de Moisés y diciendo: “Tú eres mi esposo de sangre”.

¿Quién salvó al pueblo Judío?
Judit y Ester lo hicieron. No es sorprendente que los rabinos Palestinos excluyesen el libro de Judit pero no el de Ester del canon. Judit actúa independientemente de cualquier hombre. Ella permanece independiente a lo largo de todo el camino, y la historia termina con ella coronándose a sí misma y las otras mujeres y bailando en un desfile delante de los hombres que siguen a las mujeres.

Como contraste Ester actúa como bajo la petición de su padrastro y es una reina obediente y por lo tanto “digna”. Ella no hace nada por impulso propio. Aun así ella es valiente y reconocida como la “salvadora de Israel”. Las mujeres aprendieron que necesitan un día de vacaciones como el Purim para asegurarse de que se recuerde a una mujer.

¿Por qué salva Dios a su pueblo a través de las mujeres?
Los hombres piensan que es una vergüenza para ellos por no ser suficientemente masculinos. Ellos viven en miedo constante de no probar que son hombres de verdad. La peor pesadilla es cuando una mujer es más “hombre” que ellos. Esto es cierto en el caso de Débora (Jueces 4:8-9). Aquí los hombres son demasiado débiles.

La opinión de Judit es diferente. Los hombres son demasiado estúpidos (8:13 “¿Nunca vais a entender nada?) y demasiado orgullosos: Dios “¡abate su soberbia por la mano de una mujer” (9:10). Pero no todo se trata de hombres y mujeres. Curioso que nada en la Biblia o en los comentarios patriarcales sugiera que las historias de la fuerza de las mujeres son simplemente para mostrar que las mujeres son tan capaces como los hombres.

En un nivel espiritual las mujeres salvando o matando a los hombres tiene que ver con la naturaleza de Dios. Léase Judit 9:11+14. Cuando Dios actúa a través de los débiles y los pobres él dice: en mí todo es completamente diferente a los sistemas y pensamientos humanos. Judit dice que él es insondable, incluso más insondable que el corazón humano. En Dios todo está del revés y para llegar a conocer a Dios tienes que nadar contra la corrriente. E.g. encontrarás paz y felicidad en el ayuno, en llevar sayal y vivir en una tienda. Encontrarás poder sin armadas o carros, tanques o bombas inteligentes. En Dios la debilidad es fuerza y la fortaleza mundana debilidad.

¿Qué hicieron las profetisas?

Nada sorprendentemente, sus libros o dichos están perdidos.
1. Miriam (sobre 1300-1200 A.E.C.) guió a las mujeres, no sólo en la canción y en la danza. Léase: Éxodo 15:20+21, Números 12 y 20:1+12. Dios castigó a otros (incluyendo Moisés y Aarón) más severamente de lo que castigó a Miriam. Micah 6:4.

2. Deborah (en alguna fecha alrededor de 1100 A.E.C.) juzgó, condujo a la batalla, liberó a Israel de su opresor y reinó en paz. Léase: Jueces capítulos 4+5. En Hebreos 11:32 ella es omitida y remplazada por Barak, su general, en la introducción del Libro de los Jueces. En 5:1 Barak es añadido como un cantante de lo que claramente era la canción de Judit. 5:28-31: parece que ella siente simpatía por las mujeres de sus enemigos, pero entonces ella cae en regodearse/o alegría maliciosa. En esta historia las mujeres no son mucho mejores que los hombres. Están ansiosas por el botín robado de sus hermanas muertas. Esperan que sus hombres estén ocupados violando su botín más que robando a los muertos.

3. Huldah aconsejó al rey en el 621 A.E.C. y decidió lo que era escritura sagrada. 2 Reyes 22:14; 2 Crónicas 34:22. Ella fue la primera persona en reconocer oficialmente un escrito como la Palabra de Dios. Tuvo un poder instrumental en la erradicación de los últimos remanentes de culto a la Diosa en Israel.

4. Noadiah y otros profetas no nombrados intentaron disuadir a Nehemías de reconstruir las murallas de Jerusalén, pero el prevaleció.

5. Ana vivió toda su vida de adulta en el templo y proclamó al Mesías, así como Isabel también proclamó al Mesías (Lucas 2:36-38)

Intermitentemente las mujeres también profetizaban, pero raramente eran escuchadas y probablemente hubo largos periodos sin ninguna mujer profeta. Entonces fue cuando Joel (sobre el 400 A.E.C.) profetizó “ Después de esto derramaré mi espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas, y vuestros ancianos tendrán sueños, y vuestros mozos verán visiones. Aun sobre los siervos y las siervas derramaré mi espíritu en aquellos días. (Joel, ,2:28-29 o 3:1-2). En Hechos 2:17-18 Pedro (de todos!) cita este pasaje y dice que ese tiempo es aquí y ahora. Por ello muchas mujeres profetizaban en la primera iglesia. E.g. Hechos 21:9 “(Felipe el evangelista) Tenía éste cuatro hijas vírgenes que profetizaban.” En 1 Corintios Pablo dice: “Yo veo muy bien que todos vosotros habléis en lenguas, pero mejor que profeticéis”. Pero entonces las iglesias parecían como manicomios para extraños, con todo el mundo hablando en lenguas extranjeras y profetizando a la vez. Así que Pablo cambió de opinión y silenció a las mujeres, a la vez que a muchos hombres, en el nombre del orden y la “paz”. Entonces sintió que la gente reprimía demasiado el Espíritu, así que dijo: “No apaguéis al Espíritu, no despreciéis las profecías; pero examinadlo todo y quedaos con lo bueno.” (1 Tesalonicenses 5:19-21). Parece que no era capaz de decidirse.

Mujeres del Nuevo Testamento

La Virgen María, “Esposa del Espíritu Santo”. ¿Qué sintió cuando “el Espíritu Santo la cubrió con su sombra”? “Madre de Dios”, ¿quién empujó a Jesús a su misión cuando él pensaba que no estaba preparado? “Reina del Cielo”, vestida de sol, de pie sobre la luna, llevando una corona de estrellas. Ella se convierte en la sucesora de las diosas destronadas. Para un artículo detallado sobre su posición en la Biblia, clicar aquí.

Isabel y María, las dos primeras mujeres mencionadas en la historia de Jesús. Al igual que Juan el Bautista prepara el camino y los ministros para Jesús, así Isabel prepara el camino y los ministros para María (Lc 1:35-45+56). Nadie puede hacer nada solo en esta historia, ni siquiera Jesús y María. Es esencial tener apoyo de alguien que vea lo divino en nosotros. Incluso Dios necesita gente. La Iglesia Católica dice tradicionalmente que María fue a ver a Isabel para ayudar a su prima mayor, pero el texto sugiere lo contrario.

Isabel es una profeta, i.e. una persona a través de la cual Dios nos habla. Es la primera en proclamar a Jesús, junto con Juan en su vientre. Típico del patriarcado, la mayor parte de los evangelistas honran sólo a Juan. Isabel nos da la primera parte del Ave María y el título de María: “Madre de mi Señor”, i.e. Madre de Dios.

María Magdalena, “la apóstol de los apóstoles”, la más amada de los discípulos de Jesús. Para un artículo detallado sobre las dos Marías véanse otros artículos de mi página web.

La mujer que ungió a Jesús:

Sólo el evangelista Juan nombra a esta mujer. Según él es María de Betania, una las mejores amigas de Jesús. Ella es la hermana de Marta y Lázaro, y el modelo de Cristiana contemplativa. (Véase Lc 11:38-42). Tradiciones posteriores ligan esta María con María Magdalena en un esfuerzo para desarrollar este querido personaje, sobre el que tenemos tan poca información.

En Mt 26:3-13 y Mc 14:1-9 una mujer sin nombre unge la cabeza de Jesús y él dice que es una preparación para su entierro, y “En verdad os digo, dondequiera que sea predicado este evangelio en todo el mundo, se hablará también de lo que ha hecho ésta, para memoria suya.” En Lc 7:36-50 y Jn 12: 1-8 ella unge sus pies, los seca con su cabello y es retratada como “pecadora”. Lucas es el único que no conecta esta unción con la muerte de Jesús que se avecina, sino que lo interpreta simplemente como un gran acto de amor.

Además de los obvios paralelos en estas historias, hay más evidencia de que son variantes del mismo suceso/historia: Mateo, Marcos y Lucas todos dicen que esto ocurrió en la casa de Simón, los dos primeros y Juan dicen que ocurrió en Betania (Pero Juan dice que en casa de Lázaro, en vez de en casa de Simón). Los tres primeros evangelios, todos mencionan la jarra de alabastro que contenía el aceite. Los cuatro evangelios coinciden en que los hombres pusieron trabas al acto de la mujer, pero que Jesús la defendió y la honró.

¿Por qué fue cambiada la historia de la unción de la cabeza a la unción de los pies? Yo creo que es porque los hombres no quieren recordar a una mujer poderosa ungiendo la cabeza de Jesús y que este acto fuese institucionalizado con las mismas palabras con las que él institucionalizó la Eucaristía: “Cuando quiera que hagáis esto, acordáos de mí”. Similarmente: “Dondequiera que prediquéis mi evangelio, la recordaréis a ella”. El nunca dijo: “Dondequiera que mi evangelio sea predicado, recordad a los 12 apóstoles varones”, sí que dijo, recordad a esta mujer que ungió mi cabeza. Recuerda el papel de los profetas, que ungían la cabeza de aquél que tenía que convertirse en rey de Israel. Es decir, una mujer profética ungió a Jesús rey de Israel y lo hizo el Mesías, que significa “el ungido”. Ningún papel ritual o función sacerdotal podía ser más importante que esta. Al demandar Jesús que en el servicio de cada iglesia recordemos a una mujer que realizó este acto de la mayor importancia ¿no está instando de facto al sacerdocio de las mujeres?

¿De qué otra forma podría recordar una congregación durante cada servicio eclesiástico que Jesús fue ungido por una mujer? Supongo que podría ser parte de los ritos preparatorios. Antes de celebrar la Eucaristía un sacerdote Católico, que representa a Cristo, es preparado cuando se le alcanza un cuenco de agua para lavar sus manos. Después de esto una mujer podría ungir su cabeza con aceite.

En esta historia podemos ver la validez de lo que la gente dice sobre mujeres poderosas que son desacreditadas tildándolas de prostitutas. Los hombres encontraban impropio e incluso indignante incluso que ellas (las mujeres poderosas) se atreviesen a entrar en un comedor reservado para hombres. Esto solo ya las marcaba como “pecadoras” en la mente patriarcal y así ampliaron este concepto y la retrataron como alguien que mostraba su cabello en público (que era considerado causa de divorcio) y de actuar en general de modo impropio como sólo una “prostituta” haría. Éste es un aviso a todas las “buenas mujeres” de que serán calificadas como prostitutas tan pronto como transgredan las fronteras patriarcales sólo un poco. La desacreditación de las mujeres continúa hasta hoy en día: su pasaje no es citado en “Strong’s Exhaustive Concordance of the Bible” -Concordancia Exhaustiva de la Biblia de Strong- (Thomas Nelson Publishers, 1990), ni en la lista de palabras ni bajo la lista de “profecías del Mesías cumplidas en Jesucristo”. Hay un lugar para la unción, porque el Mesías tenía que ser ungido por alguien, pero cita a Pablo, cuando éste cita a Salmos 45: “Tu Dios te ha ungido con el aceite de la alegría.” Muchos aún no pueden aceptar el pensamiento de que una mujer cumpla una tarea tan esencial.

Apóstoles mujeres:

Cuando la Biblia habla de “Los Hijos (children en inglés, palabra sin género masculino o femenino) de Israel” el texto hebreo dice realmente “Los Hijos (sons en inglés, palabra del género masculino) de Israel”, i.e. hombres con fuerza para trabajar. Las mujeres, los niños y los ancianos no contaban. E.g. Jesús dio de comer a “5000 sin contar mujeres y niños”. Del mismo modo deberíamos leer: “Había 12 apóstoles, sin contar las mujeres.”. Especialmente desde que Lutero traduce Hechos 1:14 como sigue: “Todos estos (i.e. los 12 apóstoles) estaban siempre juntos, rezando en armonía, junto con las mujeres y María, la madre de Jesús, y sus hermanos.” La versión King James (Rey Jaime) de la Biblia cambia el “siempre” en “ellos seguían” y la Nueva Biblia Americana finalmente elimina la palabra completamente. Otro ejemplo típico de como las mujeres son borradas fuera de la historia.

Definiciones de “apóstol”:

1. En los evangelios: uno de los 12 que Jesús escogió primero. Según Mat 10:5+6 los 12 apóstoles fueron escogidos solamente por las 12 tribus de Israel.

2. La palabra significa “uno que ha sido enviado”. Después de los 12, Jesús envió a 72 más, el número simbólico para todas las naciones, para evangelizar a todos. María Magdalena fue enviada por Jesús para proclamar al Cristo resucitado a sus discípulos. Hipólito de Roma y otros padres de la Iglesia la llamaban apóstol hasta comienzos del siglo III. En el siglo IX su biógrafo Rabanus Maurus aún la llama apóstol y hasta hoy en día es llamada “la apóstol de los apóstoles”.

3. ¿Quién más fue enviado? Cuando él se dirige a sus discípulos, enviándolos fuera para dar fruto (e.g. Jn 16) el promete enviarles el Espíritu Santo. No sabemos si había mujeres en la habitación cuando él habló, pero es probable, y ciertamente el Espíritu Santo fue enviado tanto para hombres como para mujeres. De aquí puede deducirse que quienquiera que reciba el Espíritu puede suponerse también que es un apóstol, i.e. que ayude a “recolectar la cosecha”. En Hechos de los Apóstoles vemos a mujeres ayudando en esta labor. Lo primero que hace Pedro, después de que todos los apóstoles, hombres y mujeres, hayan recibido el Espíritu Santo es citar al profeta Joel: “’Y sucederá en los últimos días, dice Dios, que derramaré mi Espíritu sobre toda carne, | y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas, | y vuestros jóvenes verán visiones, | y vuestros ancianos soñarán sueños;’ Y sobre mis siervos y sobre mis siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días | y profetizarán.” (Hechos 2:17-18).

4. En Hechos 1:21-26: Uno de los que acompañó a Jesús todo el tiempo desde su Bautismo hasta su resurrección y que es escogido para ser uno de los 12. Tras la muerte de Judas Iscariote, escogieron otro apóstol de entre los discípulos varones.

5. En Pablo: Uno que ha visto al Señor resucitado (incluso si “sólo” ha sido en una visión) y se ha comprometido a proclamarlo. De aquí que Santa Faustina sea llamada “la apóstol de la Divina Misericordia”, Santa Margarita maría Alacoque “la apóstol del Sagrado Corazón de Jesús”.

6. En los mensajes de Nuestra Señora de Medjugorje:
Octubre 1993: “Os invitio a ser apóstoles de amor y bondad.”
Marzo 1997: “Sólo mediante la oración también vosotros podéis convertiros en auténticos apóstoles de fe”.
Noviembre 1999: “Sólo mediante la oración os convertiréis en mis apóstoles de paz en este mundo sin paz.”
Marzo 18,2000: “Os estoy llamando a ser mis apóstoles”.

¿Es posible que Jesús diese el encargo a una multitud, incluyendo mujeres, pero que ellas no fuesen contadas? Sí, pasaba todo el tiempo. E.g. en Pablo 1Cor 15:4-6 omite a María Magdalena como la discípula a la que se apareció Jesús en primer lugar y pone a Pedro (también llamado Cefas) en su lugar, lo mismo que remplaza a Deborah con Barak y a Sarah con Abraham.

Mujeres en los “Hechos de los Apóstoles”:

Estaban las misioneras Lidia y Prisca, la díacono Febe, las cabezas de las comunidades de la iglesia, etc. Durante siglos los hombres se han resistido a traducir el título de Febe: Diácono. La Biblia del Rey Jaime la llama “sirviente de la iglesia” pero traduce la misma palabra como “diáconos” en el caso de Timoteo y cambia “las mujeres” por “sus mujeres” para erradicar la evidencia de mujeres diáconos. La Nueva Biblia Americana llama a Febe “ministra de la iglesia”, pero admite que las mujeres eran diáconos en Timoteo 3:11.

 

Otras mujeres importantes:

1. “Mujeres servidoras”: Éxodo 38:8 y 1Samuel 2:22 mencionan mujeres servidoras a la entrada del Tabernáculo, pero sólo indirectamente, por razón de lo que los hombres hacían con ellas. No sabemos cuál era su servicio originalmente pero eventualmente se convirtieron en prostitutas del templo, lo que con seguridad no era la idea original. El rey Jaime y otros patriarcas antes que él, rehusaron aceptar la traducción de “mujeres servidoras” en el templo y tradujeron en su lugar “mujeres que ayunaban”. La Septuaginta omite completamente la frase de Samuel que las menciona. Otras traducciones antiguas tradujeron deliberadamente mal, diciendo que las mujeres rezaban, se reunían o se apelotonaban allí. Lutero nos pone de nuevo sobre el camino correcto.

2. Hannah, madre de Samuel, cuya canción es un modelo para el Magníficat. (1Sam 1-2)

3. Los profetas Elías y Eliseo tienen relaciones íntimas con mujeres, como Jesús. Léase 1 Reyes 17:8-24; 2 Reyes 4:8-37, 8:1-6.

4. Honra a tu padre y a tu madre por igual: Eclesiástico 3:1-9

5. Mujeres que expandieron el horizonte de Jesús y lo empujaron cuando él se resistía: su madre y la mujer Sirofenicia (Mc 7:24-30). Él muestra su reconocimiento en la parábola de la viuda insistente (Lc 18:1-5). Jesús acepta mujeres con comportamiento “no mujeril”. E.g. Marta y María de Betania en Lc 10:38-42 y la mujer que ungió a Jesús. Otros hombres ponen objeciones a esto, pero Jesús no sólo dice: “Dejadlas en paz”. El también las honra, y quiere que sean recordadas siempre. I.e., quiere que sus derechos de expresarse a sí mismas a través de un ritual sea institucionalizado.

6. Marta y María de Betania, amigas de Jesús. (Lc 10:38-42; Jn 11:1-44, 12:1-8), María, Madre de los Contemplativos, es un título apropiado no sólo para la Madre de Jesús que “guardaba todas estas cosas en su corazón”, sino también para María de Betania. En Jn 11:25-26 Jesús revela verdades profundas acerca de sí mismo a Marta, y ella responde con una profesión de su fe en que Jesús es el Hijo de Dios. En Mt 16:13-20, una profesión de fe similar de Pedro es descrita como la razón por la cual Jesús le da el poder supremo a Pedro. Pero Juan pone tales profesiones en las bocas de varios hombres y en la de Marta, como si distribuyese el poder a más discípulos, incluyendo a las mujeres.

7. La mujer samaritana (Jn 4:4-42) evangeliza a su pueblo entero, conduce a muchos a Jesús, aunque los hombres creen importante negar su importancia inmediatamente. Otro buen apunte de lo que suele pasar sin quedar registrado: una contribución importante de una mujer es negada, en contradicción directa con la palabra de Jesús en el versículo 38: los apóstoles recogen el trabajo de otros (a menudo mujeres); ellos deberían agradecer esta compartición de “los frutos de su trabajo”.

En la Biblia hay muchas “buenas historias” donde se encuentran futuros esposos y esposas que serán importantes para la historia. Jesús al mantener una conversación íntima con una mujer en un pozo daría eco del romance de los antiguos padres y madres. De aquí que la mujer Samaritana representa a los gentiles que tomarán como esposo a Jesús, el novio Judío.

8. Joanna (Lucas 8:1-3, 24:10), mujer del mayordomo de Herodes, siguió y financió a Jesús, estuvo en su tumba.

9. Junia (Romanos 16:7): Durante siglos los hombres tomaron este por el nombre de un hombre, incluido Lutero.

 

Anuncios